La búsqueda

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Mi ultima voluntad fue hallar la obra. Aunque Luis ya no estuviese, debía hallarla. Pense en ir a su casa para buscarla, pero no sabia nada acerca de él. Ni su apellido, ni su dirección, ni siquiera el barrio. Podía volver a la biblioteca para preguntarle a la joven, pero eso hubiera sido muy peligroso. Habiendo muerto Luis en situación dudosa, no seria aconsejable preguntar acerca de él. No quería volver a tener contacto con mas gente de azul, ni con hospitales, ni con recuerdos atrapados en silencio. Estaba desesperanzado.

Por primera vez no había salida. La obra parecía perdida.

Aquellos días fueron agotadores. Pensaba todo el día en hallar la obra. Hoy pienso que la obra nunca existió, o que si existió se trataba de un ejemplar único, de una edición especialmente preparada para que yo la leyera. Pensar tal cosa era demasiado arrogante. Seguramente se trataba de una obra considerada menor, con una edición limitada, aunque a mi juicio fuera la más grande jamas escrita. Muchas obras geniales se pierden para siempre con la memoria de los pocos que pudieron disfrutar de ellas. ¿Pero que hay si la salvación del mundo estuviera justamente en esas obras olvidadas? Que injusticia es el olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *