Inconstancia

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Tras dos meses perdí toda esperanza. No tenía nada que hacer. Fue entonces cuando apareció el grillo en mi vida. Lo recuerdo muy bien porque apareció el primer día que no salí en búsqueda de la obra. Hoy me doy cuenta que debí seguir buscando. De persistir, no hubiera aparecido el grillo para alertarme, y no hubiera vuelto a ella (al menos por un rato); no hubiera perdido toda esperanza tan pronto.

Ese día de encierro me sirvió para cargar culpas. Era inútil, sabia que no iba a encontrar la obra (y tenia razón), pero lo avergonzante era mi perdida de confianza, mi falta de tozudez. Ese día no fue optimista y por la noche cayo el castigo ya narrado.

El grillo entro a mi vida, una marca mas que no se iría. Aun hoy puedo escucharlo, cada tanto aparece para torturarme con sarna. Cada vez que intento escapar de mí, cada vez que mi historia me requiere o yo requiero de ella, pero la niego. Su chillido surge de alguna parte que aun no adivino, para recordarme quien soy y como llegue hasta mi presente.

La mayoría ha de juzgarme cobarde. Quizá fue solo ella la que vio mi valentía, aunque nunca la haya reconocido. Sin duda, soy miedoso, pero quien no lo es. Salir a la calle es una aventura incierta. El hecho de estar escribiendo, leyendo o meditando en un lugar apacible, es fortuito, casi inexplicable. El caos que nos circunda no es evitable. En cada esquina se peligra la existencia pero uno no puede encerrarse. Lo estuve intentando tras el grillo, pero fracasé como fracasaron tantos otros, como fracasan los náufragos que no pudieron llegar a puerto.

Pero mi peor fracaso no fue este, tampoco fue el no haberla conquistado. Lo peor es esta pila de hojas que intentan narrar lo inenarrable. Los dolores y las penas de un muchacho que se hace hombre no son litros de tinta sobre un block que nunca acaba. Ustedes sabrán comprender lo limitado que es este recurso literario. Por eso pienso que quienes lean, no leerán mi historia sino otra muy similar pero con matices. Y será la libre interpretación la que lleve esta ficción mas lejos o más cerca de lo acontecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *